¿De dónde nace la idea de que las FF.AA. puedan participar en la seguridad interior?


Por: Andrea Lodeiro

Directora de AAinteligencia.cl

http://www.aainteligencia.cl/

https://alodeiro.wordpress.com/

La idea de que las Fuerzas Armadas (FF.AA.) puedan intervenir en cuestiones vinculadas a la seguridad pública interior para fortalecer las condiciones de Seguridad Nacional, se está introduciendo pertinazmente en la línea política del gobierno de Sebastián Piñera y del conglomerado oficialista. Un  antecedente lo proporciona la Estrategia Nacional de Seguridad y Defensa (ENSyD), que fue presentada por el gobierno para su revisión en el Senado el pasado 28 de junio y otro es el estudio encargado por el Ministerio de Defensa al instituto Libertad y Desarrollo, bajo el críptico título: “Coordinación entre Fuerzas Policiales y FF.AA. para Ejecutar Misiones de No Guerra: Alcances, Marco Legal y Desafíos para el Sector Defensa”, publicado durante el mismo mes. En ambos casos, se da por sentado que los desafíos de seguridad del país se ligan crecientemente a amenazas transnacionales “no tradicionales” que, en el caso de la ENSyD se inscribirían en el concepto de “seguridad ampliada”.

En este sentido, resulta llamativo que la citada estrategia considere que las amenazas clásicas para la Defensa hayan tendido a disminuir, mientras que las llamadas “nuevas amenazas” (Terrorismo, narcotráfico, ataques cibernéticos, etc) sean más gravitantes, y que bajo este mismo paradigma se enfatice la adaptación específica de la Defensa para enfrentar activamente estos fenómenos, en desmedro de una revisión equilibrada de las capacidades y coordinaciones entre las instituciones que contribuyen a la seguridad interior. La ENSyD es un documento particularmente confuso, más aún en sus consecuencias, como lo indica la propuesta de una planificación de la Defensa en base a escenarios cuya descripción en la propia estrategia es parcial o distorsionada. Claro que esto último merecería otra columna de opinión.

Por su parte, el estudio de Libertad y Desarrollo, encargado por el Ministerio de Defensa, busca identificar el conjunto de atribuciones de las FF.AA. que permiten que actúen en la seguridad interior, en especial ante la alteración del orden público. El estudio concluye que considera positivo evaluar una mayor participación de las FF.AA. en algunas tareas de seguridad pública interior, respetando, eso sí, las directrices generales del ordenamiento jurídico. No obstante, sugiere que si se quisiera avanzar en esa línea, habría que considerar que desde la perspectiva constitucional, las FF.AA. no tendrían competencia legal para intervenir ordinariamente en materias relacionadas a la seguridad pública, para lo cual recomienda contemplar algunas reformas constitucionales que permitan habilitarlas, que apunten principalmente a flexibilizar el estatuto de estados de excepción, o bien, redefinir la noción de “seguridad nacional”, mientras que desaconseja la alternativa de proponer una Ley interpretativa de la Constitución que tuviera por objeto exclusivo interpretar este concepto, aun siendo una vía posible. Junto con ello, también recomienda observar las soluciones de países como Francia o Brasil, que han creado unidades militares especializadas para apoyar tareas policiales.

Más allá de las críticas técnicas que puedan generar estos documentos surgen dudas: ¿Por qué se está insistiendo tanto desde el oficialismo en crear las condiciones para que las FF.AA. cobren un mayor protagonismo en la Seguridad Nacional?; ¿Por qué se podrían destinar mayores recursos a las FF.AA. para crear unidades especializadas en temas de orden público, cuando son otras instituciones las que tiene esa función conforme a derecho y sin necesidad de promover reformas constitucionales?; ¿Qué modelo de seguridad se intenta instalar desde el Ministerio de Defensa?; ¿Cuál es el diseño de seguridad que realmente le conviene al país?.

Fuera de estas inquietudes hay otras que derivan de los discursos contradictorios en la instalación del debate sobre la Seguridad Nacional y el rol de las FF.AA. por parte del oficialismo. Respecto de la ENSyD, el Ministerio de Defensa ha negado que tenga la intención de proponer un rol más activo de las FF.AA. en la seguridad pública interior, pero lo cierto es que el documento abre la posibilidad. Por otra parte, si no es esa la intención, ¿a qué lineamiento obedece entonces el estudio encargado a Libertad y Desarrollo? Es así que las señales que se están presentando configuran un escenario muy poco elegante:  justificar la Seguridad Nacional y definir el rol de las FF.AA. sólo por la necesidad de enmarcar la nueva modalidad de presupuesto militar con un piso cada vez más holgado. De ser así, se entiende que se evite el debate político,  aunque parece ser que en este caso, es más necesario que nunca.

Un pensamiento en “¿De dónde nace la idea de que las FF.AA. puedan participar en la seguridad interior?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s